In Comunicación y medios, Diseño, Programación

Cuando nuteco decidió emprender su aventura empresarial, dentro de las amenazas contempladas en nuestro plan de empresa recuerdo las que citaban tanto el progresivo aprendizaje de las técnicas de construcción web por una parte de la ciudadanía en general, como la proliferación de recursos asequibles y económicos para disponer de un sitio en internet.

Desde hace relativamente poco tiempo (y lo de relativo hay que subrayarlo en el sector de las TIC), muchos vieron como grandes empresas de hosting u otros servicios de internet se lanzaban de cabeza a vender a sus clientes la posibilidad de construir y poner on-line su propia web con unos pocos clicks y sin conocimiento alguno de programación o diseño. Por lo menos sus campañas publicitarias así lo venden.

La experiencia nos demuestra que tales ofertas efectivamente pueden hacerse con su cuota de mercado pero dejan lejos la posibilidad, como algunos vaticinaban, de acabar con la pequeña y mediana empresa de diseño o desarrollo web.

Los que se mueven con cierta fluidez por la red sin ser profesionales, y que requieran en un momento determinado de montar una página web sencilla, tipo tarjeta de visita, con los habituales datos de contacto, imágenes, y textos informativos, pueden encontrar en estas ofertas “yoymiweb” una alternativa fácil y económica para tener su site. Sin embargo, para la mayoría de las empresas que deciden apostar por su presencia en internet, su página web se convierte en una herramienta más, en un trabajador incansable 24/7 que muestra sus servicios de la mejor manera, agiliza gestiones, vende productos, o recoge solicitudes de trabajo siempre (y he aquí la diferencia) de manera personalizada y ajustada a las verdaderas necesidades de su negocio.

Aquí es donde lo cercano adquiere valor. Aquí es dónde las PYMES que trabajamos en el sector del diseño y desarrollo web hemos de asesorar y explicar al posible cliente el porqué es posible que 100 € no vayan a servir absolutamente de nada y que 1.000 € pueden servir para ganar otros tantos y más. Cada cliente y cada empresa tiene una finalidad distinta y ofrece unos servicios determinados. Si tienes un hotel precioso de montaña no puedes tener una web que no muestre adecuadamente su belleza, si vendes productos por internet no puedes tener un carrito de compra que sea como las viejas tiendas de ultramarinos donde sólo el dueño sabía dónde estaban las cosas, si gastas un dineral al año en mantener limpio tu local y sus escaparates no puedes tener una web donde cuesta leer lo que realmente haces.

¿Qué puedes tener en cuenta a la hora de decidir quién realizará la web de tu empresa o negocio? .. Aunque hay muchas más, aquí van algunas orientaciones:

  • Por ejemplo, la experiencia. Curiosea por empresas que tengan un porfolio bien presentado y que muestre trabajos reales y en funcionamiento. No hay mejor garantía que saber que otros han confiado antes que tú y les va bien.
  • El diseño que ofrece esa empresa. Una de las cosas que debe tener tu web para diferenciarse de las “auto-plantillas” debe ser la imagen y diseño que ofrezca tu sitio. Hay aspectos que pasan desapercibidos para mucha gente, pero que de manera casi subliminal afectan a tu imagen. Espaciados correctos, maquetación ordenada y acorde, integración completa de todos los elementos a nivel de posición y diseño, tipografías correctas, etc.
  • El servicio post-venta. Fundamental. El que venda una web y se olvide de ella y de su negocio tiene pan para hoy y hambre para mañana. En nuestro negocio, como en tantos otros, lo importante no es captar inicialmente al cliente, sino mantenerlo, llevarlo de la mano hacia la consolidación de su espacio en internet y buscar en un futuro posibles ampliaciones, cambios o mejoras.
  • El cliente se debe sentir dueño de su sitio en internet. Es muy importante. El cliente debe de tener el control de todo lo que afecta a la imagen de su negocio en la web. Desde el dominio, hasta el hosting, la posibilidad de administrar contenidos, correos electrónicos, etc.

Todos nos encontramos en nuestro día a día con clientes “rebotados” de llamar a centralitas y tele-operadores en busca de soporte, clientes a los que han convencido de que “eso no se puede hacer en la web”, o aquellos otros que finalmente han caído en la cuenta de la importancia de tener una correcta (y no por ello cara) imagen en internet asesorados por profesionales. Aquí los recibimos con los brazos abiertos.

Como puedes leer en una de las frases de la portada de ésta web, “nada es más pequeño que un grande dominado por el orgullo”.

Contacta con Nosotros

Puedes contactar con nosotros sin compromiso. Atenderemos tus dudas gustosamente!!

La importancia de la tipografía en el diseño web