In SEO

En la primera parte de este artículo, veíamos cómo efectivamente la velocidad de carga y la agilidad con la que se muestren los contenidos en nuestra página web influyen en nuestro posicionamiento web entre otras cosas, además de también seguir sencillos consejos con Pingdom Tools para verificar si todo funciona bien en este aspecto en nuestra página.

Al igual que en la primera parte, enfocamos este contenido a todos aquellos usuarios no profesionales que quieran conocer un poquito mejor cómo funciona su página web, remitiendo algunas mejoras o cambios a profesionales que nos puedan echar una mano en estos aspectos.

Veremos ahora unas sencillas recomendaciones para que puedas mejorar algunos aspectos de la carga y rendimiento de tu sitio en internet:

  • Lo primero, y es lo más obvio, elegir un buen proveedor de hosting para tu página. Dependiendo del contenido de nuestra web, las opciones Low Cost a veces solo son Low en cuanto a rendimiento. La diferencia entre un hosting de calidad y otro sin demasiadas garantías puede ser el ahorrarse pocas decenas de euros al año, y puede marcar que muchos visitantes naveguen cierto tiempo por nuestra página o la desestimen a los pocos segundos. No nos dejemos llevar por palabras como Transferencia Ilimitada o Capacidad Ilimitada. Hay empresas con servidores sobre-explotados en los que hay centenares de webs compartiendo los mismos recursos. Como siempre, compara, investiga, pregunta al profesional antes de meter tu sitio en cualquier parte.
  • Lo segundo (aquí tienes un artículo completo sobre el tema ), optimiza tus imágenes. No tienes porqué depender de Photoshop, hay muchas herramientas de software gratuitas e incluso online con las que en pocos clicks hacer que tus imágenes y tu web empiecen a quitarse megas de encima. Se trata de pensar que en una página standard seguramente no sea necesario cargar imágenes a 5.000 píxeles de ancho, ni a veces (otras sí) es necesario que las imágenes vayan sobre archivos .png muy pesados. Echa un vistazo al artículo completo de nuestro blog que habla sobre el tema y ponlo en práctica.
  • ¿Tu web está construida sobre algún CMS?.. Si tenemos montado el sitio bajo WordPress, Joomla, Drupal,etc, entonces seguramente te resulte fácil activar un sistema de caché para tu sitio. No vamos a centrarnos en este artículo en elaborar una guía sobre cómo hacerlo dependiendo en cada una de estas plataformas, pero apuntaremos que en el popular WordPress tienes muchos plugins que se encargan de cachear las páginas de tu sitio. Gracias a ellos podrás optimizar la velocidad de carga y mejorar notablemente el rendimiento. Podemos recomendarte el WP Super Cache (muy sencillo de configurar) o el W3 Total Cache. Intentamos explicar “llanamente” cómo funcionan estos plugins o extensiones:

    Cada vez que accedes y visitas una web, ésta tiene que ser “montada” a partir de los contenidos que se almacenan en la base de datos, y el código PHP que compone toda la visión de la página en Html . Si la web es ligera y el hosting solvente esto no es ningún problema, pero si empezamos a tener una web con muchos plugins en marcha, con muchas imágenes, etc, el tiempo que le llevará al servidor “montar” nuestra web irá incrementándose. Existen varias formas de caché, pero de lo que se trata es de que este proceso no se repita cada vez que se accede a la web guardando en “memoria” la web ya montada para despacharla lista y preparada de manera rápida.

  • Por último, muchos de nuestros clientes han pasado por su fase de “experimentación” en la que empiezan a ver accesibles los paneles de administración de su Joomla o WordPress, por ejemplo, y empiezan a implementar nuevas funcionalidades a su web… ¿por qué no poner por aquí un plugin que me ponga un chat?.. ¿y si pongo una extensión para una barrita flotante con las redes sociales? … ¿y si monto un mega-plugin con varias galerías yo mismo?. En fin, de ahí a empezar a ralentizar tu web y dejarla asfixiada hay un paso. No cargues ni instales tu página con cosas innecesarias. No hay por qué rellenar tu sitio con funcionalidades que no son imprescindibles. Seguramente, el visitante a tu negocio en internet agradecerá más una carga y navegación sencilla y ágil que una serie de distracciones en forma de variados plugins.

Hasta aquí esta serie de consejos sencillos y básicos para que los usuarios no profesionales no descuiden la velocidad de su sitio. Hay muchas más fórmulas y muchos más caminos para “aligerar” y optimizar la carga de una web, pero entramos ya en terrenos destinados a los entendidos del sector. Si sigues estos consejos en muchos casos conseguirás tener un resultado aceptable. Si a pesar de ello no lo consigues, déjate aconsejar.