En la mayoría de los casos, hablamos de las ventajas de una buena estrategia de marketing y las historias de éxito. Pero, en muchas ocasiones, no prestamos la suficiente atención a aquellas marcas o campañas publicitarias que fueron un verdadero desastre.

El mundo del marketing es muy amplio y también se caracteriza por su complejidad. Además, la era digital ha fomentado nuevas formas de entender la «comunicación híbrida» y emplear ciertas técnicas que requiere de nuevos perfiles, roles y profesionales en este ámbito.

Por lo tanto, vamos a ahondar en las peores campañas de publicidad en la historia del marketing para entender la importancia de contar con un buen profesional. Hay ciertas profesiones en las que el intrusismo es muy habitual y parece que todo el mundo opina y sabe de ellas. Sin lugar a dudas, la comunicación, la publicidad y el marketing son algunas de estas.

Las peores campañas de marketing de la historia

La historia del marketing está llena de anécdotas curiosas y verdaderamente sorprendentes. Con el paso del tiempo y la llegada de internet, se ha generado una auténtica revolución que ha cambiado la visión del anunciante y consumidor. En un mercado tan competitivo, donde hay tantos mensajes publicitarios, no siempre es fácil ser creativo y tener mayor alcance.

Es evidente, que el año 1450 fue muy importante para la historia de la humanidad gracias al invento de la imprenta por parte de Gutenberg. En este momento, el comercio empieza a tener un especial protagonismo, porque la impresión de pósteres o carteles favorecía su promoción.

Desde entonces y hasta el día de hoy, el marketing ha sabido adaptarse a todos los formatos y propuestas. La publicidad ha sido y es una herramienta clave en nuestras vidas. Pero, el nacimiento de internet ha dado un giro de 360º en la forma de comunicar, relacionarnos y comprar.

Las empresas se encuentran ante un nuevo escenario y un verdadero reto para captar la atención del consumidor. Sus gustos y preferencias han cambiado y la rapidez e inmediatez son de vital importancia. El marketing 1.0 se centraba en el producto y satisfacía las necesidades del cliente; pero hoy en día, hablamos de marketing 4.0, cuyo objetivo es crear lazos de confianza y fidelizar a los clientes.

Con el paso del tiempo, no hay marca a la que no se le haya ocurrido una idea brillante para conectar con sus usuarios. Las emociones han tenido un peso muy importante para lograrlo. Sin embargo, en el intento también han muerto algunas propuestas y se han generado algunos desastres en publicidad. A continuación, te ofrecemos 10 ejemplos que ya forman parte de la historia.

1. Coca Cola y el lanzamiento de «New Coke» 

En el año 1985, la marca Coca Cola observó que sus ventas habían caído de forma significativa y adoptó medidas para competir con su rival Pepsi. Por este motivo, la compañía pensó en alterar la fórmula de un producto que denominó New Coke.

La idea era lograr una bebida mucho más dulce, y aunque, tras los estudios de mercado, todo parecía indicar que este cambio beneficiaría a la marca, la respuesta fue negativa y decepcionó a sus clientes.

La empresa recibió más de 40.000 cartas y llamadas telefónicas en las que se expresaba su malestar. Incluso, el dirigente Fidel Castro opinó sobre el tema y dijo que era el signo de «decadencia capitalista americana.» Tan solo pasaron tres meses, para que Coca Cola regresara a la fórmula original.

2. Pepsi: el concurso de un millón de dólares

La compañía Pepsi también tiene sus momentos de fracaso al igual que Coca Cola. Los dos competidores siempre han buscado estrategias para conquistar a sus clientes. En el año 1992, esta última tenía el 75 % del mercado en Filipinas, por lo que su principal competidor decidió organizar el concurso «The Number Fever» para otorgar premios en efectivo.

Pepsi proponía un premio en función del número que se encontraba bajo sus tapas. La posibilidad de que alguien pudiera ganar un millón de dólares no dejaba de ser muy atractivo. Este concurso incrementó las ventas en casi un 40 % aproximadamente. Según las previsiones, casi 31 millones de personas habían participado.

Pero, la alegría duró poco cuando Pepsi anunció que el millón de dólares era para el número 349. El problema radicaba en que 800.000 personas habían conseguido esta numeración en sus tapas. La compañía se enfrentaba a grandes demandas y una oleada de protestas. Incluso, una parte de la población saboteó 32 plantas embotelladoras y murieron tres personas en los disturbios.

3. Ayds Reducing Plan, el lado más amargo de unos caramelos

En la década de los años 40, surgieron los caramelos Ayds Reducing Plan cuya finalidad era suprimir el apetito. La compañía The Campana Company era la encargada de comercializar este suplemento dietético. Este producto tuvo grandes ventas en los años 80 y 90; sin embargo, la aparición del SIDA fue uno de los problemas que afectó a su comercialización.

Las siglas en inglés de este virus (AIDS) y la similitud fonética del nombre jugaron una mala pasada a la reconocida marca. Las terribles consecuencias de esta enfermedad marcaron un antes y un después. Las circunstancias, el destino o la providencia, da igual como lo llamemos, ya que las ventas cayeron en picado.

Los beneficios se redujeron en un 50 %, y aunque el presidente de la campaña, optó por sustituir el nombre por Diet Ayds, este producto nunca volvió a ganar su popularidad y posicionamiento en el mercado.

4. La sudadera racista de H&M

Vamos con otro fail histórico que se relaciona con la moda. La multinacional H & M decidió crear una campaña de publicidad, en la que apostó por un niño de raza negra y unas sudaderas en la que se podía leer «el mono más cool de la jungla». No tardaron en llover las críticas sobre la firma sueca a la que tacharon de racista.

Esta imagen fue inapropiada y le jugó una mala pasada. Los titulares enseguida se hicieron notar y la cadena tuvo que cerrar algunas de sus tiendas en Sudáfrica. Este escándalo afectó considerablemente a la marca, que debió pensar en esta serie de detalles, antes de su lanzamiento.

5. El Edsel, un fracaso de la Ford

En este caso, vamos a hablarles de un caso relacionado con la automoción. La compañía Ford no sentía haber alcanzado los mismos niveles de venta que el resto de tus competidores en los inicios de los años 50. Por esta razón, decidió implementar algunas novedades como elevar la marca Lincoln a una categoría de lujo para competir con el Oldsmobile de GM.   Con las ganancias que la compañía había logrado con Thunderbird decidió crear un coche excepcional. A este proyecto se le denominó «auto E» al estar en fase experimental. Se contó con los mejores publicistas de la Avenida Madison para que se encargasen del marketing.   Además, se constituyeron diferentes comités para realizar investigaciones, que junto con el equipo de publicidad, se preocuparon de averiguar qué tipo de automóvil querían los norteamericanos. Se tomaron 4.000 decisiones ejecutivas en el diseño del coche, lo que les llevó tres años. Sin embargo, el nombre fue más difícil de crear que el propio coche.   Creativos, literarios y poetas fueron partícipes de ello; pero, al final el comité decidió ponerle el nombre de Edsel en honor al fundador de la compañía: Edsel Bryant Ford.

6. Las cartas de amor de Fiat para las mujeres

En este caso, vamos a hablar de otro fracaso de una compañía de automóviles como es Fiat. La empresa quiso sorprender a sus clientas con una carta de amor. Realmente, la idea de enviar cartas amorosas a sus consumidores ya suena algo rara; pero, esto no impidió a Fiat lanzarse a la aventura.

«Ayer nos volvimos a ver. Nos cruzamos en la calle y noté que me mirabas con interés. Pero nuestra relación no pasa de esto y no quiero que siga así. Necesito conocerte y que me conozcas… ¿Quieres que tengamos una pequeña aventura?»

Este era el mensaje con el que la compañía pretendió levantar pasiones comerciales en nuestro país con su modelo Cinquecento. Sin embargo, estas cartas anónimas y personalizadas sembraron el pánico entre sus destinatarias. La mayoría pensó que se trataba de algún psicópata. Obviamente, la campaña que pretendía jugar con la intriga y el amor suscitó el miedo.

7. El tweet de Kenneth Cole genera el descontento en Egipto

El famoso diseñador de ropa, Kenneth Cole tuvo que retirar un tweet que contenía una pequeña broma de mal gusto en referencia a la situación que atravesaba Egipto en el 2011. Las redes sociales en esta época ya tenían un importante peso y se habían convertido en una excelente herramienta de promoción.

En Twitter también hay mensajes polémicos, y aunque a la gente le encanta conectarse  y saber qué pasa en el mundo, la lluvia de críticas no tarda en llegar. Esto fue lo que le sucedió a Kenneth Cole, que pretendía aprovechar una revuelta popular y crisis civilen Egitpo para promocionar su colección de primavera.

En medio de toda esta situación que se saldó con 150 víctimas, la marca utilizó este tweet: ?Hay millones de tumultos en #Cairo. Dicen los rumores que se enteraron que nuestra colección de primavera ya está disponible online?. Os podéis imaginar el enojo que esto provocó entre los consumidores y los medios de comunicación.

8. Los pasajeros de WOW Air Strands se quedaron compuestos y sin novia

Hace tan solo tres años que la aerolínea islandesa WOW Air quebró y dejó a sus empleados y clientes esperando en diferentes terminales de todo el mundo. Obviamente, muchos vuelos nunca llegaron a despegar.

Pero, lo peor es que unos minutos antes de su cierre, la compañía aún seguirá vendiendo billetes y aceptando los pagos para los próximos destinos. Incluso, aceptó hasta el equipaje adicional dos horas antes de anunciar su cierre.

Esta aerolínea de bajo coste informó de forma abrupta su cese y canceló todos los vuelos. Se tomaron muchos vídeos en las terminales y se compartieron en las redes sociales para intentar entender qué estaba pasando.

9. Lifelock, el engaño de la protección de identidad

La empresa norteamericana Lifelock, especializada en la seguridad y protección de datos, decidió poner en marcha una campaña de marketing para enseñar su efectividad. Mostró abiertamente y en público el número de la Seguridad Social de su CEO, Todd Davis.

Concretamente, hizo visible la numeración 457-55-5462, pero esto no fue un error, ya que formaba parte del plan. La empresa quería garantizar que iba a proteger esa identidad. Pero, las cosas no salieron como estaban previstas y la identidad fue robada en trece ocasiones.

¿Cómo se detectó? El ejecutivo recibió la llamada de una persona que le decía que tenía una deuda de 500 dólares. Posteriormente, alguien abrió una cuenta con un importe que superaba los 2.000 dólares y que nunca fue pagado.

Esto no solo demostró la poca fiabilidad de la empresa, sino que además, tuvo que pagar 100 millones de dólares por publicidad engañosa.

10. Abandoned, el marketing que se escapó de las manos

¿Qué pasó con Abandoned? Todo el marketing y la publicidad que envolvía a este juego se fue desinflando hace unos meses. Hay muchas campañas de marketing grandilocuentes y que han anticipado lanzamientos desastrosos. En el caso del videojuego Abandoned, la mezcla fue muy peligrosa.

Tras un tremendo revuelo ahora reina el silencio. El desastre de la revelación del teaser del videojuego de Blue Blox ha cambiado el rumbo. En la sombra queda el diseñador, el maestro de la creatividad y excentricismo: Hideo Kojima.

El que fuera el juego del verano del 2021, rodeado de una histeria colectiva, se encontró sujeto a una serie de teorías de conspiración. Sin embargo, lo que es evidente es que se le escapó de las manos la campaña de marketing.

En definitiva, estos son algunos de los ejemplos de historias de marketing poco exitosas. Por lo tanto, una marca o empresa debe rodearse de un buen equipo de profesionales que estudien todos los detalles antes de lanzarse a la aventura. Sin lugar a dudas, cualquier desastre pone en riesgo su imagen y grandes sumas de dinero.

 

Telegram, conoce un gran aliado en la estrategia de tu empresa
Abrir chat
1
Hola, ¿Podemos ayudarte?